Los cinco conceptos claves de Internet of Things, o abreviado: IoT

La Internet de las cosas o IoT, una de las últimas tendencias

El mercado IT ha crecido en la última década a una velocidad sorprendente. Día a día surgen ideas innovadoras y disruptivas que incentivan e impulsan diversos proyectos.

Internet de las Cosas, Internet of Things o simlemente IoT, es una de las últimas grandes tendencias, que se ha convertido en parámetro y que se encuentra disponible en todos los entornos: ciudades, comercios, hogares, vehículos, industrias y tecnología personal.

Para entender de qué se habla cuando se habla de Internet of Things, no se deben perder de vista los siguientes conceptos:

1. Internet de las cosas:

IoT se refiere a la tecnología que nos permite conectar todo tipo de “cosas” (máquinas, vehículos, luminarias, cámaras de seguridad, sistemas de alerta/emergencia, entre otros) a través de Internet (cable, WiFi o red celular) para conocer sus estados (encendido, consumo, ubicación, etc.), hacerlos interacturar con sistemas y hasta conectarlos entre sí para poder operarlos desde la nube o darles intelegencia de accion según parametros diseñados a tal fin.

En nuestra rutina, lo podemos encontrar en los wearable devices o dispositivos de tecnología portable, por ejemplo, que son aquellos accesorios electrónicos que se incorporan en alguna parte de nuestro cuerpo para interactuar con el usuario y con otros dispositivos, con la finalidad de realizar alguna función específica (como zapatillas con GPS o relojes que notifican las alertas del celular).

2. Plataforma Saas:

es la columna vertebral que habilita a los usuarios el acceso a la red de las “cosas” conectadas; a través de ésta, pueden ingresar para ver sus activos, monitorearlos, controlarlos y optimizarlos. La plataforma se encuentra en la nube, tiene un uptime de 99,9% y un registro de las bases de datos y backups de horarios con secuencia diaria, semanal y mensual. según un estudio de la consultora Juniper Research, para el 2020 las cosas conectadas crecerán en un 285% y existirán 38.500 millones de estos dispositivos.

3. Sensores IoT:

son el medio para lograr el fin, ya que permiten conectar cualquier cosa a Internet y volverla inteligente. Éstos se diseñan y se crean según las necesidades de la industria y pueden ser de volumen, climáticos, de humedad, de vibración y de frío, entre otros. Junto con los wearable devices, los circuitos integrados, la tecnología de software y las conexiones de alta velocidad; los sensores de IoT impulsan la innovación y la creación de respuestas de valor para el mundo de los negocios y la resolución de situaciones cotidianas.

4. Smart Cities:

integra todas aquellas soluciones desarrolladas para conectar a las ciudades y hacerlas más inteligentes, en función de tecnología que permite brindar una mejor calidad de vida a la sociedad y generar mejores sistema de alertas o prevención. Abarca desde sensores en los molinetes del subte, que registran cuántas personas ingresan en el transporte, hasta la administración y la transparencia de los datos públicos.

5. Industrias inteligentes:

al momento de alcanzar el punto de inflexión actual donde hay más objetos conectados a Internet que habitantes, IoT desembarca en industrias como distribución de productos de consumo masivo, manufactureras, transporte de pasajeros, residuos, tecnología, fuerza de trajo y correos; con el beneficio de brindar respuestas simples a desafíos complejos, como la optimización de procesos y la reducción de costos logísticos. Según un estudio realizado por Accenture, para 2030 Internet of Things aportará U$S 14.2 billones de dólares a la economía global.

 

 

Autor:  Federico Storni, VP y co fundador de QuadMinds

Publicación original en: http://www.tyniot.com/