¿Por qué Mejora Continua?

grafico de columnas con una flecha en escenso

En el último tiempo, algunos directivos de empresa, me han preguntado varias veces hacia donde enfocar el esfuerzo de mejora.

Y la disyuntiva se plantea entre profundizar la metodología de Mejora Continua, o invertir en las nuevas tecnologías que, impulsadas por la Transformación Digital, están de moda estos días.

Mi respuesta a esas preguntas está basada en los siguientes conceptos, que ahora aprovecho a compartir por este medio:

 

Implantar una cultura de Mejora Continua significa dotar al personal operativo, de herramientas, tecnología y métodos que sean aceptados, por ellos, como útiles a su trabajo, y desde ahí los utilicen, aún en ausencia de supervisión.

El compromiso de los jefes y directores siempre es importante, porque la cultura de Mejora Continua requiere constancia y soporte, y es muy fácil que se desarme sin éstos.

Mejora continua

El gráfico de arriba muestra como cualquier proceso, industrial o administrativo de la empresa, sin seguimiento, pierde eficiencia y efectividad con el paso del tiempo.

A veces, algún cambio disruptivo decidido por la dirección, por ejemplo: cambiar el torno paralelo por otro con control numérico o decidir mudarse a un parque industrial, son acciones que sin duda tienen un impacto inmediato en la productividad, pero que con el tiempo, sin seguimiento, comienza a degradarse lentamente.

La Mejora Contínua ha demostrado ser la mejor herramienta para tener procesos competitivos, tanto sean procesos industriales o administrativos.

Ahora bien,

…la incorporación de tecnología, incluso las nuevas TIC aportadas por la Transformación Digital, son cambios disruptivos en los procesos.

Como tales hacen aportes importantes a la productividad, y una vez aplicados llevan la productividad a un nuevo nivel, muy superior.

Pero si no se sostienen con un proceso de Mejora Continua, también perderán efectividad con el tiempo.

Y tampoco suplantan a los equipos de Mejora Continua.

Las tecnologías de Inteligencia Artificial y Aprendizaje Profundo (deep knowledge) han evolucionado vertiginosamente, pero aún hoy, y parece que tampoco en el mediano plazo, han logrado un nivel donde el sistema se mejore a si mismo.

Por lo que, por ahora, siguen siendo las personas las que realmente pueden aportar mejoras a los procesos.

La Transformación Digital aplicada a los procesos industriales, potenciará la productividad en forma sostenible, sólo si es acompañada por un esfuerzo inclaudicable de Mejora Continua.